ESCORCA

Comprende los núcleos de población de Escorca, Lluc, Cala Tueny y Sa Calobra. Paisajísticamente es uno de los lugares más salvajes e impactantes de la isla. Contiene extraordinarias bellezas, destacando los embalses de Cúber y Gorg Blau, Cala Tuent, el Monasterio de Lluc, La Calobra y la desembocadura del torrente de Pareis. Entre muros de rocas imponentes, atraviesa la Sierra y desciende hasta el mar desde el lugar llamado S’Entreforc, en la confluencia del embalse Gorg Blau o Sa Fosca y el torrente de Lluc (o Albarca). Fueron declarados Monumentos Naturales en 2003.